Este verano hicimos con el guitarrista Granadino José Diego Molina Villanueva una grabación audiovisual de “Capricho Árabe” , una obra maestra del compositor Francisco Tárrega. Fue en el Jardín Romántico del Palacio de los Zayas en Nigüelas que captamos la interpretación de José Diego juntos a los sonidos del atardecer Andaluz.
José Diego tocó una guitarra clásica de cedro y Ziricote que fue construida aquí en el taller de Nigüelas.

Francisco Tárrega
Un accidente marcó su infancia, cuando al parecer, cayó a una acequia en un descuido de la muchacha que le cuidaba y su vista quedó dañada. Su padre, con el temor de que quedara ciego, se trasladó a Castellón para que asistiera a clases de música y pudiera ganarse la vida como músico.
Entró en el Conservatorio de Madrid en 1874, donde estudió composición con Emilio Arrieta. A finales de los 1870`s enseñaba guitarra y daba conciertos con regularidad. El virtuoso de su instrumento, era conocido como el Sarasate de la guitarra. En 1880 dio recitales en París y Londres.
Aparte de sus obras originales para guitarra, como “Recuerdos de la Alhambra”, “Capricho Árabe”, “Variaciones sobre la Jota Aragonesa” y “Danza Mora”, arregló piezas para guitarra de grandes compositores del Romanticismo, como Ludwig von Beethoven, Frédéric Chopin, Felix Mendelssohn y la famosa Serenata Española de Joaquín Malats.
Como otros de sus contemporáneos españoles, Isaac Albeniz por ejemplo, Tárrega tuvo interés en combinar la tendencia romántica que prevalecía en su tiempo la música clásica con la música popular española.

Comentario