En estos tiempos de encierro es difícil seguir trabajando como de costumbre. Los clientes no pueden llegar a las puertas del taller y la rutina del día a día cambió de repente.
Por eso decidí que sería bueno centrarme en algo más que el trabajo habitual, para después de eso volver a poder concentrarme en las guitarras españolas en las que estoy trabajando actualmente.
Por eso decidí diseñar y hacer un bajo eléctrico. En las últimas tres semanas nos dimos cuenta de que este proyecto, es bastante diferente a mi trabajo habitual.
Diseñamos y fabricamos nuestro propio bajo. La idea era hacer un prototipo para que jugáramos y como ejemplo para potenciales clientes.
El diseño se basa parcialmente en el concepto clásico del Fender Jazzbass, pero también en nuestras ideas creativas.
Como trato de hacer en todos mis proyectos, intentamos resaltar y acentuar las líneas, formas y colores naturales de la propia madera. El resultado es un diseño simple, elegante y natural.

Comentario